Para ser gastrónomo es necesario tener la sensibilidad de expresar ideas y emociones a través de los ingredientes.

Es ser un apasionado a la cocina, es apreciar el origen de los productos, las costumbres y la evolución.

Para transformar un platillo en algo extraordinariamente creativo.